Ir al contenido principal

LA EXTINCIÓN DE LA ACCIÓN PENAL POR CONCILIACIÓN O REPARACIÓN INTEGRAL DEL PERJUICIO (ART. 59 INC. 6 CP)

La extinción de la acción penal por conciliación o
 reparación integral del perjuicio (art. 59 inc. 6, CP)

Por Marcelo A. Riquert*

Sumario: 1. Introducción. 2. El inc. 6° del art. 59 del CP y sus propios interrogantes. 3. La conciliación/reparación en la legislación procesal nacional. 4. La conciliación/reparación en la legislación procesal bonaerense. 5. Conclusión. 6. Bibliografía y material consultado.

1. Introducción
Si bien recientemente me ocupé de este puntual aspecto de la reforma introducida al Código Penal por vía de la ley 27147[1], lo fue en el marco de una cuestión concreta a partir de un fallo de la Sala IV de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial La Plata[2] vinculado a una presunta infracción al art. 6 de la ley 24769 (cf. ley 26735), en el que se admitió la extinción de la acción penal a partir del extemporáneo pago de la pretensión fiscal fijada por ARBA, contrariando así las previsiones del propio régimen penal tributario y previsional. No se habrá de reproducir aquí la crítica a tal resolución judicial, sino abordar otras aristas de interés general que fueran anticipadas en aquél trabajo. La restante aclaración preliminar es que dentro de los anunciados tópicos de interés genérico sólo me refiero a los que conciernen a la cláusula de extinción de la acción y, por lo tanto, no forman parte del objeto a considerar las cuestiones vinculadas a la reparación del daño en el proceso penal en cuanto posible intervención de la víctima reclamándola como actor civil ni la actuación de las partes civiles en el dicho marco[3]. Coincide en la ajenidad de la nueva causal extintiva de la acción con aquella regulación Carlos J. Lascano[4].
La ley citada de inicio fue duramente criticada, entre otros, por Daniel R. Pastor que calificó su sanción de “inexplicable” al avanzar en reforma de cuestiones esenciales del derecho penal cuando estaba abierta la discusión de un anteproyecto de modificación integral del código (el de 2014)[5]. Entre otras normas, modificó el art. 59 del digesto sustantivo que, a partir de ella, pasó a disponer en su inciso 6° que la acción penal se extinguirá “Por conciliación o reparación integral del perjuicio, de conformidad con lo previsto en las leyes procesales correspondientes”. Formó parte de una serie de previsiones que, por sintetizarlo, habrían llevado a convalidar la tesis conforme a la que las cuestiones vinculadas a la oportunidad en el ejercicio de la acción penal se deben regular localmente. En correlación, el art. 71 del mismo código, que fija como regla general la acción pública[6], fue modificado en su comienzo, que ahora reza “Sin perjuicio de las reglas de disponibilidad de la acción penal previstas en la legislación procesal, deberán iniciarse de oficio todas las acciones…”. Más allá de la discusión sobre la corrección o no de esta postura en sí misma, en el propio debate parlamentario se reconoció que se trataba de una situación verificada de hecho en los ordenamientos procesales provinciales y que se venía de algún modo a “regularizarla” a partir de su reconocimiento en el digesto fondal[7].
En esta línea, sostiene Daniel Erbetta que en muchas provincias se había institucionalizado un cambio paradigmático a partir de la ruptura de la obligatoriedad en la persecución penal al flexibilizar el régimen de la acción y esto encuentra correlación en la recepción por la ley fondal de criterios formales de oportunidad[8] por lo que, aún cuando no lo comparte, en su opinión, con la ley 27147 se asumió la postura minoritaria de Alberto Binder, quien considera que lo atinente a la acción representa una cuestión que hace a la organización de la administración de justicia y por ello su previsión en el código penal no resulta imprescindible porque son las provincias las que tienen competencia funcional al efecto[9]. Vale aclarar que no necesariamente es así, ya que aún asumiendo una postura sobre el tema sustancialista, como destaca Herbel (quien, no obstante, coincide con la postura procesalista de Binder), siendo el Congreso nacional un órgano político, como tal, puede delegar competencias legislativas a los Estados partes como un modo de lograr una mejor administración de justicia en las distintas jurisdicciones, ya que son los que están en mejor situación de apreciar sus propias realidades y los que, en definitiva, se encargan de perseguir y juzgar los delitos ordinarios[10].
Lo dicho, al solo efecto de dejar claro que la reforma puede ser reivindicada como propia por cualquiera de las tesis, que entonces seguirán discutiendo pero con una base normativa y una realidad operativa que se han acercado. No obstante, como irónicamente observa Pastor[11], la “genialidad legislativa” nos enfrenta con que la punibilidad en determinados casos es cancelada sin condicionamientos a la ley procesal (muerte, amnistía, prescripción, renuncia), mientras que otros como el que nos ocupa si se remite a lo que condicione aquélla, lo que permitiría hablar de la existencia de claúsulas penal-penales (art. 59, incs. 1° a 4°) y otras que son penal-procesales (mismo artículo, incs. 5° a 7°). Y es claro que la del inc. 1° no puede condicionarse, pero las demás, en cambio, sí.
Sin perjuicio de ello, en lo que aquí ahora interesa, entiendo deriva de la radicación en el código penal como natural consecuencia que la causal de extinción rige para todo el territorio nacional y, como destaca Ignacio Mahiques, puede alcanzar a los hechos previos a su vigencia bajo el principio de extra-actividad de la ley penal más benigna (art. 2, CP)[12].

2. El inc. 6° del art. 59 del CP y sus propios interrogantes
Este nuevo inciso agregado al art. 59, sin dudas, enmarca dentro de la moderna tendencia a la implementación de mecanismos que permitan a la víctima lograr la reparación del daño en el proceso penal como medio de lograr la pacificación social[13], lo que resulta congruente con la concepción del delito como un conflicto (y no como mera desobediencia o infracción normativa que defrauda la expectativa estatal), perspectiva desde la que el acuerdo entre las partes afectadas permitiría la renuncia del concreto ejercicio de poder punitivo con el lógico límite del interés público o social[14]. No puede soslayarse que hoy, con buenas razones, se nos invita a pensar la reforma de la justicia penal poniendo en el centro, como su núcleo político principal, la reflexión en torno al problema de la solución del conflicto y de allí que resulta inapropiada la designación “resolución alternativa de conflictos”, en cuanto daría la impresión de ajenidad a la administración de justicia cuando es justamente lo contrario[15]. Sentado ello, tampoco ha de soslayarse que el texto adoptado ofrece algunas imprecisiones que le son propias (internas) y abre además el campo a otras en la amplitud de su remisión que serían, en ese sentido, “externas”.
Por empezar, si la letra “o” está operando como disyuntiva y, por lo tanto, se trata de dos supuestos contemplados en la misma norma (la “conciliación” y la “reparación integral del perjuicio”), o como equivalente denominativa, en cuyo caso es un solo supuesto (la conciliación implica la reparación integral del perjuicio y viceversa). Si procuramos ayuda intrasistemática, dentro del propio CP, no hay otra norma que contenga idéntico supuesto. Por lo pronto, la “reparación de perjuicios” se trata en el Titulo 4 del Libro Primero (Parte General), arts. 29 a 33, previéndosela como una obligación solidaria entre todos los responsables del delito (art. 31), que alcanza al que por título lucrativo participare de los efectos de aquel, hasta la cuantía en que hubiere participado (art. 32).
Precisamente el inicial art. 29 da contenido a qué y cómo podría ordenarse reparar en la sentencia condenatoria. Si bien, como dicen Chiara Díaz y Obligado, se trata de una norma inspirada en las ideas positivistas[16], al presente se lo vislumbra como un hito garante de la función del derecho penal como respuesta “integral” al conflicto humano en que se afinca su acción[17]. La primera opción que fija es la reposición al estado anterior a la comisión del delito en cuanto sea posible, disponiendo las restituciones y demás medidas necesarias. La segunda es la indemnización del daño material y moral causado a la víctima, a su familia o a un tercero, fijándose el monto prudencialmente por el juez en defecto de plena prueba. Por último, se incluye el pago de las costas del proceso. Puede acotarse que similar secuencia reproduce el “Anteproyecto de Código Penal de la Nación” que elaborara la comisión designada por Decreto del PEN N° 678/12 y presidiera el prof. Zaffaroni, presentado a la discusión en 2014 –sin que lograra tomar estado parlamentario–, en su art. 57[18].
La locución “podrá ordenar”, además de dejar en claro que la reparación no forma parte de la pena[19], ha planteado históricamente alguna discusión acerca de la constitucionalidad de la norma ante la posible aplicación oficiosa tanto por afectar el derecho de defensa como por invasiva de materia reservada a las provincias, zanjada por Sebastián Soler en la inteligencia que el ajuste constitucional deriva de su no adopción oficiosa y el dejar incólume la vía civil en caso de disconformidad de su titular[20], mientras que Jorge de la Rúa –siguiendo a Núñez– postuló reconocer su origen procesal derivándola a dicho ámbito y, por lo tanto, la negativa a la adopción de oficio es una consecuencia del carácter privado que a la reparación asigna el Código Civil[21]. A todo evento, la realidad se manifiesta con claridad y no sólo no hay pronunciamientos oficiosos en nuestra práctica forense, sino que aún cuando se ha regulado en los distintos códigos de rito la intervención del actor civil y del civilmente demandado tampoco es común que la acción civil se ejerza en sede penal donde, vuelvo a Chiara Díaz y Obligado, es un “objeto accesorio” que puede o no existir[22].
La “reparación del daño” también es mencionada en el art. 76bis, 3° párr. del CP, al regularse la suspensión del juicio a prueba, incluyéndola como uno de los requisitos para acceder a ella. En este caso, deberá ofrecerse la reparación “en la medida de lo posible, sin que ello implique confesión ni reconocimiento de la responsabilidad civil correspondiente”, pudiendo el damnificado aceptar o no la oferta sobre cuya razonabilidad se expedirá el juez y, de no aceptarla, quedará expedita la acción civil correspondiente. En definitiva, más allá de tratarse de otro reconocimiento expreso a la necesidad de tener en cuenta los intereses de la víctima, no aporta nada más en términos de indicar con precisión qué comprende la reparación y no se incluye en forma explícita a la “conciliación”.
En realidad, no hay otra mención a la “conciliación” en el CP que la del inciso en comentario. Podría entenderse que la hubo implícita en el controversial instituto del “avenimiento” que preveía el art. 132 conforme su redacción por ley 25087[23], que fuera derogado felizmente por ley 26738[24], tras un caso de femicidio en la provincia de La Pampa con alto impacto mediático acontecido en 2011. El avenimiento era una suerte de conciliación, entendimiento o acuerdo entre victimario y víctima de graves delitos contra la integridad sexual mayor de dieciséis[25]. El problema con este tipo de acuerdos radicaba en que, por un lado, desconocía reglas básicas protectivas de derechos humanos y dignidad de los menores (así, por citar una, la Convención sobre los Derechos del Niño), mientras que en el caso de los mayores prescindía de una correcta apreciación de la dinámica de la violencia de género (en este caso, basta evocar a la Convención de Belem do Pará).
A su vez, en correlato con los delitos de acción privada (art. 73, CP), el art. 69 incluye al “perdón de la parte ofendida” como motivo de extinción de la pena impuesta por alguno de aquéllos (si es anterior a la condena, rige la renuncia a la acción del art. 59, inc. 4°), mientras que el art. 117 prevé que el acusado de injuria o calumnia quedará exento de pena si se retractare públicamente, antes de contestar la querella o en el acto de hacerlo. Mientras que el perdón es entendido como una indulgencia, una renuncia del ofendido a su derecho de hacer ejecutar la pena total o parcialmente[26], la retractación –cuyos antecedentes nacionales pueden rastrearse hasta el antiguo instituto de la “palidonia o palinodia”, del derecho español, reconocido en el “Fuero Real”[27]– ha sido entendida por parte de la doctrina como un supuesto de reparación “natural”[28] o una “excusa absolutoria”[29].
Si se deja de lado las referencias dentro del propio código que, en realidad, apuntan a divorciar conciliación y reparación, no puede soslayarse que al menos durante las últimas tres décadas se viene discutiendo intensamente en la doctrina si es posible convertir a la reparación del daño en una suerte de “tercera vía” del derecho penal, una modalidad más del género “sanción”, junto a las penas y las medidas de seguridad[30]. Por detrás, resalta Roxin, opera como razón convincente que los intereses de la víctima se ven mejor atendidos que con una pena privativa de libertad o una multa que, con frecuencia, justamente hace fracasar la reparación del daño. A la vez, que estudios empíricos demostraron que lesionado otorga escaso o ningún valor a la punición adicional del autor frente a la reparación del daño en forma de un acuerdo entre autor y víctima en casos de criminalidad leve o media[31].
En síntesis, para esta concepción la reparación daño no es una cuestión puramente del derecho civil, sino que realiza un aporte esencial también para el logro de los fines de la pena, poseyendo un efecto resocializador al obligar al autor a enfrentarse a las consecuencias de su hecho y a conocer los intereses legítimos de la víctima, fomentándole el reconocimiento de las normas al vivenciarlas como algo necesario y justo y, finalmente, puede viabilizar la reconciliación entre las partes en conflicto facilitando la reincorporación social del que cometió el hecho punible, constituyendo un aporte significativo a la recuperación de la paz jurídica[32]. Al decir del profesor alemán, “…sólo cuando el daño ha sido reparado, la víctima y la generalidad considerarán superada la perturbación social generada por el hecho –en muchos casos, incluso, independientemente de una punición–”[33].
Puede acotarse que a mediados de la década del noventa, Julio B.J. Maier sostuvo que el art. 14 de la ley 23771 (régimen penal tributario y previsional anterior al actual), en cuanto reconocía la posibilidad de extinguir la acción penal mediante el pago de la pretensión fiscal o, en otras palabras, la reparación de la hacienda pública o de los recursos de la seguridad social afectados, constituyó la incorporación a nuestro derecho de la reparación del daño como tercera vía sancionatoria[34], por un camino poco antes inimaginable[35] (dicho régimen había sido establecido en el año 1990).
En el caso de Roxin se encuentra la legitimación jurídico-política de la reparación del daño como una tercera vía dentro del sistema de sanciones en el principio de subsidiariedad: reemplazaría la pena o la atenuaría en forma complementaria en aquellos casos en que los fines de la pena y las necesidades de la víctima pueden ser satisfechos tan bien como con una pena no disminuida, o mejor que con ella[36]. Maier, por su lado, considerando a los mecanismos procesales de realización, agrega que puede convertirse en subsidiaria de la persecución penal misma[37]. Y esto, no otra cosa, sería lo que viene a concretar el nuevo inc. 6 del art. 59[38].
Retomo el interrogante acerca de si estamos frente a uno o dos supuestos distintos. Por cierto que, conforme quedó expuesto en la consideración de precedentes normativos internos, hay buenas razones para entender que son dos y, siendo así, cabría preguntarse ¿la “conciliación” sería para el caso de aquellos delitos de contenido no patrimonial y la “reparación integral” para el de los que sí la tienen?. Como antes se insistió, esta forma de ver tendría apoyatura en las referencias “intra” código: cuando rigió un instituto similar a la idea de “conciliar” fue refiriéndose a delitos contra la integridad sexual, mientras que el art. 29 al entender a la reparación como reposición o indemnización del daño material y moral y cobertura de gastos del proceso parece vincularse a lo patrimonial. Ahora, no puede perderse de vista que tanto si se atiende a la concepción de la reparación como tercera vía, como a que conforme el derecho civil por patrimonio se entiende el conjunto de bienes de una persona, que abarca tanto los materiales e inmateriales susceptibles de valor, la inclusión de lo “inmaterial” luce abarcativo del grupo de supuestos que, en un sentido amplio, incluiríamos en la reposición al estado anterior cuando asume un contenido no estrictamente patrimonial o, si se quiere, simbólico, en tren de solución del conflicto. Esto permitiría afirmar que, en un sentido amplio, podría entenderse que es factible darles una inteligencia equiparadora que llevaría a inclinarse por la admisión de que se trata de un supuesto único[39]. Sin perjuicio de ello, no exime de preguntarse:
a) ¿En qué consistirá la reparación integral a conciliar o conciliada?
Su respuesta se ensayaría en un sentido restrictivo con base en lo antes derivado del art. 29 del CP o, más amplio y preferible en mi opinión, conjugando un conjunto de respuestas o soluciones materiales de un conflicto individual o grupal que no son la pena o la medida de seguridad, sino una serie de alternativas que van desde aquella reparación de contenido patrimonial o simbólica hasta, como dice Maier, las “soluciones conciliatorias, terapéuticas o educativas obtenidas por expresión de voluntad del propio autor o por consenso entre víctima y victimario”[40]. En definitiva, se comparte plenamente la opinión del reconocido profesor cordobés cuando afirma que la reparación, sea natural o simbólica, “o bien engloba por extensión de su concepto las demás soluciones sustitutivas de la pena, inclusive aquellas que no consisten en una prestación directa a la víctima, como el trabajo o prestación de bien común a favor de la comunidad o de una institución de bien público (CP, 27 bis, 8°), o bien representa, con su significado restringido (enmienda a favor de la víctima), la forma paradigmática de sustitución de la pena y la que presenta mayores posibilidades de utilización práctica inmediata”[41].
El sentido más restringido, el ceñir la reparación del perjuicio a lo patrimonial divorciándola de la conciliación que, así, sería una causal independiente, llevaría a sostener que puede haber reparación sin conciliación o acuerdo de partes precedente, es decir, como el producto de una decisión unilateral y no consensuada, de quien asume esa obligación de modo espontáneo o la debe cumplir porque fue condenado en sede civil o penal. Tal la interpretación que propicia Lascano[42]. Del otro lado, puede apuntarse que una reparación “integral” no debiera limitarse al aspecto patrimonial y pareciera favorecer la idea de que se podría delinquir y, sencillamente, pagar sin que importen otros aspectos perjudiciales sufridos por la víctima. Además, quien se ve obligado a pagar por sentencia judicial en otro proceso (conforme incluye el distinguido profesor cordobés), está lejos de una espontánea asunción del compromiso reparatorio.
b) ¿Cualquier delito puede conciliarse/repararse?
Se trata de un interrogante que nos vendrá delimitado por el alcance que asuma el principio de oportunidad conforme la remisión a la legislación procesal pertinente. Coincide Lascano cuando sostiene que “no se puede admitir la extinción de la acción penal sin que en la ley procesal correspondiente se reglamente de modo pormenorizado en qué clase de delitos y bajo qué requisitos previos la reparación integral podría operar con tal amplitud de efectos”[43].
Esto último no hace más que llevarnos de cara al problema que individualicé como “externo”, relativo a cuál es la concreta norma a la que se remite y qué alcance esta tiene. Así lo entiende también el citado Mahiques cuando afirma que las causas de extinción de la acción no son absolutas pues reservan a cada provincia la facultad de regular y limitar los alcances de los supuestos de admisibilidad[44]. Con más precisión, Herbel sostiene que las facultades provinciales “de legislar criterios de oportunidad, conversión de la acción pública en privada, suspensión del juicio a prueba, conciliación o reparación en materia penal, es legítima en tanto: (a) no importen una desincriminación genérica de conductas sancionadas por la ley de fondo; (b) no transformen ab inicio en privados, delitos de acción pública, y (c) no restrinjan institutos que el propio Código Penal ha establecido como alternativas a la pena”[45].
El dictamen de las Comisiones de Justicia y de Legislación Penal e informe de la mayoría (a cargo de la diputada Giannettasio) en la llamada cámara baja durante el trámite parlamentario ningún elemento provee para dilucidar tales interrogantes ya que se limitaron a aconsejar la sanción del proyecto de ley[46]. El de la minoría (por intermedio del diputado Garrido), más allá de expresar que al igual que sucedió con el nuevo CPPN se vuelve a incurrir en el error del despacho en tiempo apremiante, una “verdadera carrera desaforada hacia la aprobación de diversas leyes”, lo que resulta incompatible con la complejidad e importancia de la materia, se explaya sobre otras cuestiones y sobre el art. 59 en concreto nada dice. En forma oblicua, en cuanto se refirió a la modificación de la suspensión del juicio a prueba, podría rescatarse la objeción de la remisión a la legislación procesal local bajo la inteligencia que con ello se afecta el principio de igualdad ante la ley y de allí que se reclamara la fijación de un piso mínimo de regulación por el Código Penal y que por sobre ello las provincias podrían avanzar en lo que consideraran más conveniente[47].
Por su lado, si se miran los “Fundamentos” del proyecto originario en la cámara alta (expediente S-1152/15, presentado por el senador Urtubey y otros), con relación al art. 59 sólo se indica que se promovió la incorporación de tres nuevos supuestos de extinción de la acción penal “derivados de la aplicación de un criterio de oportunidad, la conciliación o reparación integral del perjuicio o el cumplimiento de las condiciones establecidas para la suspensión del proceso a prueba, de conformidad con lo que a su respecto establezcan las leyes procesales correspondientes y, en su caso, el propio Código de fondo”. Y eso es todo. Si quisiera forzarse un aporte hacia el primer interrogante, la falta de separación con una coma de la palabra conciliación del texto subsiguiente, parece llevar a que se trata de un solo supuesto.
Todo ello nos lleva a un último interrogante vinculado;
c) ¿Qué pasa si la ley procesal local aún no regula la nueva causal?
Una posible respuesta brinda Pastor, quien entiende que cuando nos hallamos frente a códigos procesales que no establecen condicionamientos para la procedencia de la nueva causa de exclusión de la punibilidad (ejemplifica con el nacional vigente y el nuevo aprobado, leyes 23984 y 27063 respectivamente), su ocurrencia eficiente en términos sustantivos civiles llevaría a la extinción de la acción penal, justamente porque no hay ningún requisito adicional en la ley procesal correspondiente para que ello suceda. Esto, afirma, llevaría que tengamos ahora un derecho penal que sería verdaderamente subsidiario del derecho resarcitorio, conclusión que, admite, es muy difícil de afrontar, aunque la regulación en análisis parece avalarla con independencia de las propias preferencias y opiniones acerca de la conveniencia de su existencia y de su amplitud[48].
Algo de esto se advirtió en el fallo que personalmente comentara sobre materia penal tributaria que fuera aludido al comienzo de este trabajo, sobre lo que se volverá luego, limitándome ahora a recordar que, creo, la clave para evitar la inadecuada extensión que bien señala el apreciado colega de la UBA transita por entender a esta causal como parte de la regulación del principio de oportunidad en el ámbito local[49].
Contestación alternativa -aun cuando parte de que su propia legislación local carece de regulación expresa- brinda el profesor cordobés Carlos J. Lascano. En este caso, entiende que la reparación integral del perjuicio “no puede operar hasta tanto el legislador local reforme la respectiva ley de enjuiciamiento criminal, estableciendo dicho regulación”. Siguiendo la exposición de Larenz apunta que estamos frente a una norma jurídica incompleta que no puede operar de inmediato y por sí sola, sino que necesita ser completada por otra a la que remite (en el caso, el CPP), que es la que deberá regular con precisión a qué delitos se puede aplicar dicha causal y cuáles requisitos deben reunir[50].
Por mi parte, al igual que en los anteriores interrogantes, mantengo una respetuosa discrepancia con ambas postulaciones. Entiendo que cuando los alcances concretos y precisos de la regulación de la expresión del principio de oportunidad no están delineados todavía en la ley procesal local, debe garantizarse a todo ciudadano en cualquier jurisdicción un estándar mínimo, un piso que permita salvaguardar el principio de igualdad, lo que se explicará en lo que sigue. No pierdo de vista que es muy interesante la propuesta de Lascano en torno, justamente, a evitar caer en desigualdades por vía de una solución unificadora a través de una ley convenio entre las provincias[51] lo que, a todo evento, no luce como de fácil consecución.

3. La conciliación/reparación en la legislación procesal nacional.
Cuando se mencionó el dictamen de la minoría en diputados se apuntó que derivaba una objeción en torno a la remisión a la ley procesal local sobre la base de una eventual afectación a la igualdad ante la ley. La tesis de que la legislación federal fija un piso mínimo de garantías que asegura con una base común ineludible dicha igualdad, entiendo no sería otra cosa que la reproducción del criterio fijado por la CSJN in re “Verbitsky”[52] con relación tanto a las reglas de procedimiento como de ejecución penal. En efecto, en el considerando 55 dijo el más alto tribunal: “Que tanto en materia procesal penal como de ejecución penal se plantea la cuestión de la competencia legislativa. Si bien no cabe duda de que los códigos procesales son materia de legislación provincial en función de la cláusula residual, la existencia de disposiciones procesales en el Código Penal y la facultad del Congreso Nacional para dictar las leyes que requiera el establecimiento del juicio por jurados, parecen indicar que el Estado Federal ejerce cierto grado de legislación y orientación en materia procesal, con el fin de lograr un mínimo equilibrio legislativo que garantice un estándar de igualdad ante la ley”. Bajo esta premisa, en el punto 7 de la parte dispositiva la Corte resolvió “Exhortar a los Poderes Ejecutivo y Legislativo de la Provincia de Buenos Aires a adecuar su legislación procesal penal en materia de prisión preventiva y excarcelación y su legislación de ejecución penal y penitenciaria, a los estándares constitucionales e internacionales”.
                Si se sigue ese estándar, la conclusión no podría ser otra que la necesidad de las provincias de respetar el “piso” que representaría en la materia la ley procesal federal, ámbito donde conforme remisión del art. 71 del CP, el MPF tiene obligación de investigar (de lo contrario, se incurre en infracción al art. 274, CP), salvo que una regla procesal permita prescindir de la persecución[53]. Es decir que no habría inconvenientes en cuanto a ser más generosas en la recepción de la causal de conciliación/reparación (o, en general, respecto de las expresiones regladas admitidas del principio de oportunidad), pero nunca podrían reconocer menos que el alcance admitido en el ámbito nacional[54].
                No debiera confundirse esto con una suerte de posibilidad local de “mutar” el tipo de acción o, directamente, de desincriminar conductas. Estos aspectos centrales, por decisión constitucional (arts. 75 inc. 12 y 126, CN), han sido fijados como facultad delegada al Congreso Nacional, encargado de dictar un Código Penal único para todo el país. Y esto cierra el camino a eventuales intenciones provinciales de cambiar el régimen de acción pública a uno de acción privada o de modificar el elenco de tipos penales previstos dentro de su territorio[55].
                Desde esta perspectiva cobra lógico interés determinar en qué casos el ritual federal admite la vía de la conciliación/reparación. Si nos atenemos al CPPN aún vigente, es decir, la ley 23984, se prevé a la conciliación como una modalidad de cierre del procedimiento especial de acción privada a concretar en el marco de una audiencia (art. 424 y 425). Y si este es el “piso” que no habrá de horadarse es evidente que no habrá ningún problema en sede provincial, porque todos los códigos regulan de forma similar este cierre eventual de la acción privada.
                Distinta podrá ser la situación si finalmente se avanza en la implementación del nuevo CPPN (ley 27063) y la consiguiente adaptación del M.P.F. conforme ley 27148. Por lo pronto, como destaca Erbetta, aquel importa la asunción de una nueva matriz formal conforme el paradigma adversarial y acusatorio, poniéndose en línea con las más modernas regulaciones provinciales[56] y, justamente porque regula criterios de oportunidad que no prevé el anterior, llevaría a replantear la vieja discusión vinculada al ámbito temporal de aplicación de la ley y el principio de benignidad[57].
El citado Mahiques rescata de la nueva ley de MPF al art. 9, incs. “e” y “f”, en cuanto le imponen buscar la solución del conflicto para restablecer la armonía entre los protagonistas y la paz social, tomando en cuenta los intereses de la víctima. En esta misma orientación, Carolina Ahumada resalta que el nuevo código al adoptar el sistema adversarial tiene como finalidad la “solución del conflicto”, que constituye uno de sus principios basales recogido en el art. 22, donde establece como labor común de jueces y representantes del ministerio público el procurarlo dando preferencia a las soluciones que mejor se adecuen “al restablecimiento de la armonía entre los protagonistas del conflicto y la paz social”[58]. A tal efecto, se crea la “Oficina de Medidas Alternativas y Sustitutivas” (ref. art. 177) que, aclara, aún cuando no se hace referencia a su aplicación para los mecanismos alternativos (mediación, conciliación, principio de oportunidad, suspensión del juicio a prueba, etc.) sino para las medidas de coerción o cautelares, lo cierto es que por su diseño puede cumplir con éxito esa función, lo que viene observándose en las experiencias de Santiago del Estero y Rosario[59].
Vuelvo a la opinión de Mahiques, para quien la conjugación de estas normas con el art. 59 inc. 6° del CP llevaría a concluir que “la acción penal pública puede cesar cuando implique restablecer la armonía entre los protagonistas del conflicto y la paz social”, fórmula sumamente abierta para la que encuentra límite en el interés general social, por lo que luego agrega que “la extinción de la acción penal por conciliación no es procedente cuando el Ministerio Público Fiscal promueve la actuación de la justicia en defensa de la sociedad y de los intereses generales de la sociedad”[60].
Por cierto que ambas propuestas en sí mismas no parecen difíciles de compartir ya que se trata de dos ideas generales muy razonables: se puede prescindir de la intervención penal si se solucionó el conflicto y la conciliación no puede prevalecer si se involucra un interés social general. De esto último deriva Mahiques que la fundada opinión del M.P.F. será determinante para la admisión de la vía alternativa y Gustavo A. Herbel que la posibilidad de conciliar entre imputado y víctima debe siempre someterse al control de las autoridades judiciales, que son las que establecerán si existe o no interés público perjudicado en el caso[61]. El problema es, precisamente, la generalidad de estos enunciados. El nombrado encuentra dos reglas limitantes en el nuevo código de rito nacional[62]. Por un lado, el art. 30, en cuanto dispone no puede prescindirse total o parcialmente de la acción si el imputado es funcionario público y el delito atribuido fue cometido en ejercicio o razón funcional, cuando se trate de un episodio dentro de un contexto de violencia doméstica o por razones discriminatorias, o finalmente porque medie incompatibilidad con previsiones de instrumentos internacionales, leyes o instrucciones generales del M.P.F. fundadas en criterios de política criminal. Erbetta destaca que esta norma que regula las reglas de disponibilidad de la acción por parte del fiscal guarda notable similitud con las previsiones del citado “Anteproyecto de Reforma del Código Penal” del año 2014[63]. Por otro, el art. 34 indica que el imputado y la víctima pueden realizar acuerdos conciliatorios en los casos de delitos con contenido patrimonial sin grave violencia sobre las personas o en los delitos culposos si no existieran lesiones gravísimas o resultado muerte.
En síntesis, en la construcción del “piso” que no debe perforarse, no parece haber problema en función del viejo “Código Levene” pero sí podría haberlo con el nuevo. Ello así porque siendo claro que quedarán excluidos de posible aplicación del art. 59 inc. 6 del CP los delitos cometidos en ejercicio funcional por los funcionarios públicos, los casos de violencia de género o por discriminación, los de contenido patrimonial con violencia grave sobre las personas, los delitos culposos con resultado muerte o lesiones gravísimas y aquellos que resulten exigidos por el ámbito convencional internacional, lejos está de serlo el criterio que remite a las instrucciones generales del MPF por motivos político-criminales. Si se entiende esto incluido, ya no sería la ley procesal la que fijaría el límite, sino la cabeza de la Procuración General de la Nación, que vendría de este modo a adoptar las líneas maestras de la política criminal no sólo para su propia jurisdicción sino también para las provinciales. De allí que, creo, sólo podrán tenerse en cuenta las pautas expresas y precisas fijadas en el código adjetivo y no las instrucciones generales mencionadas que, a lo sumo, cumplirían una función orientadora en orden al mantenimiento del principio de igualdad.

4. La conciliación/reparación en la legislación procesal bonaerense
Buscando sortear históricas discusiones (que ahora, insisto, reforma mediante, habrían quedado diluidas), en el digesto adjetivo bonaerense (ley 11922/98) se enmascaró la adopción de criterios de oportunidad bajo el eufemismo de rotularlos como “criterios especiales de archivo”, incorporados como art. 56 bis por medio de la ley 13183/04 (modificada, a su vez, por ley 13943/09)[64]. En efecto, existe consenso acerca de que si se trata de rastrear dentro del orden procesal provincial la regulación del principio de oportunidad, la norma central es dicho art. 56bis[65] que, sin contener una descripción de casos absolutamente cerrada (¿qué es bagatelar?[66] o ¿cuándo se sufre pena natural?[67]), permite su aplicación a supuestos y similares y, como dicen Granillo Fernández-Herbel, “pueden tramitarse mediante el procedimiento de resolución alternativa de conflictos”[68], vale decir, el reglado por la ley 13433. Y se trata de herramientas que están puestas en manos del Ministerio Público Fiscal, como no puede ser de otra manera en un sistema acusatorio al ser su carga el ejercicio de la acción penal (arts. 6 y 56 del CPPBA; 29 inc. 1, ley 12061) que, en la oportunidad de hacerlo, debe tener en cuenta bajo ciertos parámetros la situación de la víctima (art. 86 inc. 1, CPPBA).
En lo que aquí interesa, conforme a la norma de inicio citada, el Agente Fiscal puede archivar las actuaciones respecto de hechos o partícipes cuando la afectación del bien jurídico o el aporte del imputado fueren insignificantes y el delito tenga una pena máxima que no exceda los 6 años de prisión (inc. a), cuando el daño sufrido por el imputado a consecuencia del hecho torne desproporcionada, superflua o inapropiada la pena salvo que mediare razón de seguridad o interés público (inc. b) o, finalmente, cuando la pena en expectativa carezca de relevancia en consideración a los otros delitos imputados (inc. c).
Pero no basta con esto, sino que se indica la aplicación de estos criterios debe hacerse considerando “especialmente la composición con la víctima” y que el “imputado deberá acreditar haber reparado el daño ocasionado o expresar la posibilidad de hacerlo”. Así, los criterios de oportunidad basados en la bagatela del hecho, aporte o pena en expectativa (hechos concursales insignificantes, al decir de Schiavo[69]) y la llamada “pena natural”, se integran con la necesidad de que medie “composición” (conciliación) con la víctima y reparación del daño. Esto último, al decir de Bertolino, se complementa sistemáticamente a partir de la ley 13183 con la reforma del artículo precedente, el 56, que manda a los fiscales a procurar racionalizar y otorgar eficacia a sus intervenciones pudiendo aplicar criterios de oportunidad en cualquier etapa del proceso, especialmente a través de aquellos institutos que propiciaren la reparación de la víctima, entendiendo tal autor que la voz “propiciaren” en su sentido literal implica el facilitarla y, por eso, “pensamos que, sobre todo, se deberá tener en cuenta lo dispuesto en el art. 86… y en el art. 38 de la ley 12061 referido a los mecanismos de mediación y conciliación…”[70].
Entendido así, dentro de la mecánica del propio art. 56 bis, la idea de conciliación/reparación no es autónoma sino que es un factor a considerar especialmente cuando se trate de casos subsumibles en alguno de los tres supuestos antes mencionados[71]. Tal falta de autonomía, a mi juicio, es clara porque el literal de la norma la indica, dice que “Para aplicar estos criterios a un imputado, se considerará especialmente la composición con la víctima”. Bertolino apunta, en función de ello, que la composición no es un requisito sine que non para que opere el principio de oportunidad: pueden existir otras consideraciones para archivar distintas de aquella que debe considerarse especialmente[72]. Irisarri, concordante, apunta que se trata de tenerla en cuenta en orden a ejercer la acción “obviamente en lo que de manera legal puede depender de su valoración, discrecionalidad o mérito de oportunidad”[73].
La “situación de la víctima” vuelve a ser considerada en el art. 86, donde se dispone que esta en general y, especialmente, “la reparación voluntaria del daño, el arrepentimiento activo de quien aparezca como autor, la solución o morigeración del conflicto originario o la conciliación entre sus protagonistas”, será tenida en cuenta en oportunidad de ejercer la acción penal, seleccionar la coerción personal, individualizar la pena en la sentencia o modificar su forma de cumplimiento en la etapa de ejecución.
Es decir que cuando en el art. 86 se menciona a la reparación voluntaria del daño y a la conciliación entre los protagonistas, se lo hace junto al arrepentimiento activo de quien aparezca como autor y la solución o morigeración del conflicto, es decir, como parte de un conjunto de cuatro pautas a considerar pero no sólo con relación al ejercicio de la acción penal, sino también al seleccionar la coerción personal, individualizar la pena o modificar su ejecución. Nuevamente, a mi juicio, con claridad no está consagrando en forma expresa una nueva manifestación del principio de oportunidad sino, sencillamente, señalando o enunciando una serie de circunstancias que deben ser consideradas en distintos momentos del proceso que, al decir de Granillo Fernández-Herbel, son cuatro: durante la IPP, al concluir los debates del juicio, en cualquier ocasión en que se discuta la coerción personal y durante la ejecución de la pena, en cuanto tuviera relación con algún beneficio que se deba cumplir respecto de la víctima[74].
Ya por fuera del Código, el Ministerio Público dispone de la ley 13433/06 que establece el “Régimen de resolución alternativa de conflictos penales”, que operaría como una suerte de reglamento para tornar operativas aquellas previsiones antes mencionadas, lo que queda claro a partir de su expresa individualización en la parte final de su art. 1°[75]. El procedimiento se inicia por disposición del Agente Fiscal que intervenga en la IPP, ya sea de oficio o a solicitud de las partes o de la víctima (art. 7). En el último caso, la negativa de derivación infundada o arbitraria ha sido considerada agravio irreparable, suficiente para provocar la revisión judicial en la medida en que se cercena el acceso a lo que es un recorte del programa de criminalización primaria auto-asumido por el legislador local[76].
Su finalidad es el uso de los mecanismos de resolución de conflictos, la mediación y la conciliación para pacificar el conflicto, procurar la reconciliación entre las partes, posibilitar la reparación voluntaria del daño causado, evitar la revictimización, promover la autocomposición en un marco jurisdiccional y con pleno respeto de las garantías constitucionales, neutralizando a su vez los perjuicios derivados del proceso penal (cf. art. 2).
El procedimiento se regirá por los principios de voluntariedad, confidencialidad, celeridad, informalidad, gratuidad y neutralidad o imparcialidad del mediador, siendo siempre necesario el expreso consentimiento de la víctima (art. 3).
El universo de casos es, en principio, el de las causas correccionales que, vale aclarar para el no familiarizado con el sistema bonaerense, incluye aquellos delitos cuya pena no sea de prisión o si lo fuera, la máxima no exceda de los seis años (art. 24 incs. 1 y 2, CPPBA, cf. ley 13183). No obstante, se individualizan “casos especialmente susceptibles de sometimiento al presente régimen”, a saber, los hechos suscitados por motivos de familia, convivencia o vecindad y las causas cuyo conflicto es de contenido patrimonial, siempre que no exceda la pena máxima de seis años. Además, se prevén expresas exclusiones: cuando las víctimas son menores (salvo leyes 13944 y 24270), cuando los imputados son funcionarios públicos por delitos cometidos en el ejercicio de la función, cuando sean delitos dolosos contra la vida, contra la integridad sexual o un robo, y cuando se trate de delitos contra los poderes públicos y el orden constitucional (art. 6). Es interesante marcar la concordancia de esta previsión con aquello que prevén los arts. 30 y 34 del nuevo ritual nacional, conforme se resaltó en el punto que precede.
Una aclaración con relación a los supuestos subsumibles que se indicó como “en principio” ceñido a los correccionales. Esto se debe a que si bien el art. 6 de la ley 13433 dice “siempre que la pena máxima no excediese de seis años”, con lo que pareciera referirse a la escala prevista en abstracto, ya se han registrado algunos pronunciamientos judiciales en los que, símil a lo sentado por la CSJN in re “Acosta”[77] respecto de la suspensión del juicio a prueba, tienen en consideración la pena en concreto, por lo que se amplía notablemente el espectro de casos de los que podría ocuparse la “Oficina de Resolución Alternativa de Conflictos” al incluir aquellos en los que aun cuando la pena en abstracto superase en el máximo los seis años de prisión, en concreto el Agente Fiscal estimare que habría de postular se aplique una superior a dichos seis años[78].
En caso de arribarse a un acuerdo en que las partes encuentren satisfechos sus intereses, el Agente Fiscal dispondrá el archivo directo de las actuaciones o sujeto a condiciones cuando se pacte alguna obligación para las partes que sea necesario verificar su previo cumplimiento (art. 20).
En tren de mostrar coincidencias que garantizan en la legislación bonaerense el respeto del declamado “piso” en la materia, los equivalentes de los arts. 424/425 del CPPN todavía vigente, son los arts. 388 (audiencia de conciliación) y 389 (conciliación y retractación) dentro del procedimiento especial de querella en los delitos de acción privada. También se prevé la posibilidad de una audiencia conciliatoria en el marco del procedimiento abreviado (art. 403, CPPBA), donde puede ser ejercida también la acción civil con conformidad de las partes.
Explicadas las distintas posibilidades para la conciliación/reparación en la provincia, cierro el punto con una mínima muestra cuantificada de su operatividad. De esta resulta con evidencia que las posibilidades son muchas pero las prácticas aún no. Conforme el “Informe de Control de Gestión” del año 2015 respecto de la actividad del Ministerio Público Fiscal en el Departamento Judicial Mar del Plata[79], la incidencia de la conciliación y la mediación como modo de salida de las IPP iniciadas es porcentualmente muy bajo. En efecto, en materia criminal y correccional con un ingreso anual de 31521 causas fueron solucionadas mediante acuerdo conciliatorio 54, es decir, el 0,18% (que, vale aclarar, pese a su exigüidad es mucho mayor que la media provincial que fue de 0,07%). A su vez, los procesos de mediación en el marco de la ley 13433 permitieron cerrar un total de 456 IPP, lo que equivale al 1,50% del conjunto (y, nuevamente, aún siendo un porcentaje bajo, triplicó la media provincial que fue de 0,44%).
Si trasladamos la mirada hacia el fuero de responsabilidad penal juvenil (FRPJ), a partir de sus propias particularidades ofrece un panorama de aún menor incidencia. Sobre un total anual de 1475 IPP ingresadas, ninguna fue cerrada por conciliación y la mediación permitió clausurar sólo 3 causas, lo que equivalió al 0,21% de los ingresos. El escaso impacto en ambos segmentos no hace más que poner de relieve, tal como recuerda Erbetta, que el cambio de matriz normativa no implica cambiar la realidad[80]. Sin que implique consuelo, conforme resalta Ahumada, la marginalidad del uso de las medidas alternativas se trata de un rasgo común a toda la región[81]. Probablemente, podría arriesgarse, cubra un rol central en esto la permanencia de un apego a la cultura inquisitiva en que se formaron la mayoría de los operadores, que pasan a desempeñar funciones de un momento a otro en un sistema con diverso paradigma.

5. Conclusión
                Conforme señalé en trabajo anterior, el artículo 59 no dice que la acción penal puede ser extinguida respecto de cualquier delito por la conciliación o reparación integral del perjuicio, sino otra cosa bien distinta que es admitir que podrá ser extinguida por esta razón en los casos que indique la ley procesal correspondiente.
La reforma no resuelve la discusión acerca de si el principio de oportunidad forma parte de lo fondal o lo adjetivo pero, en los hechos, el reconocerlo desde el propio código penal legitima sus implementaciones locales. En concreto, privilegia una concepción del delito como conflicto y, dentro de éste, posiciona de un mejor modo a la víctima al reconocer a la reparación o conciliación como vía para su solución.
Siguiendo el criterio adoptado por la CSJN in re “Verbitsky”, en la búsqueda de garantizar con un estándar mínimo el principio de igualdad, debiera entenderse que la legislación procesal federal marca un “piso” a las concreciones del principio de oportunidad, mientras que las provinciales no podrían ir por debajo u horadarlo aunque podrían darle una recepción más generosa en función de las particularidades y necesidades de política criminal locales. El “techo” vendría dado por la extensión que importe la desincriminación general directa de lo que prevé como delito la ley de fondo o la mutación del régimen de acciones conforme establece el código penal. Sin dudas, el pasaje del viejo CPPN (Ley 23984) al nuevo régimen ritual (Ley 27063) planteará numerosas modificaciones en la determinación del mencionado baremo mínimo. En la provincia de Buenos Aires, los arts. 56bis, 86, 388 y 389 del CPPBA y la Ley 13433, que fija el régimen de resolución alternativa de conflictos penales, son las normas a las que remite el art. 59 inc. 6 del CP aunque, al presente, su impacto no ha sido relevante.
Desentrañar en qué consiste la reparación o conciliación es un ejercicio que, dentro del propio código penal, se choca o con la prescindencia de toda referencia (así, la conciliación) o cuando la hay  es con relación a la actuación del interés civil en el proceso penal (reparación). Más fértil, con Roxin como principal exponente, entender a la reparación como una tercera vía junto a la pena y las medidas de seguridad, cobra sentido y armoniza político-criminalmente atendiendo al principio de subsidiariedad o mínima intervención, permitiendo abrazar bajo un mismo techo desde una solución de naturaleza patrimonial hasta una simbólica, terapéutica o educativa.
La norma en comentario brinda una importante llave para abrir el sistema penal hacia formas alternativas de resolución de conflictos, aporta una base desde la que las distintas jurisdicciones pueden tratar de conseguir del mejor modo ajustar lo general a lo particular y privilegiar lo local en perspectiva político criminal. El éxito con que se implemente ya no se encuentra condicionado por el factor normativo sino por el cultural de los operadores jurídicos, muchas veces formados en un modo de ejercicio del poder punitivo signado exclusivamente por el horizonte de la pena de prisión.

6. Bibliografía y material consultado.
AAVV “Anteproyecto de Código Penal de la Nación”, ed. INFOJUS, Bs.As., 2014.
Aboso, Gustavo E.: “Código Penal de la República Argentina. Comentado, concordado con jurisprudencia”, ed. BdeF, Bs.As., 2012.
Ahumada, Carolina: “La Oficina de Medidas Alternativas y Sustitutivas (OMAS) en el nuevo Código Procesal Penal de la Nación”, pub. en “Revista de Derecho Procesal Penal”, dirigida por E.A. Donna, ed. Rubinzal-Culzoni, Bs.As./Sta.Fe, Tomo 2015-1 “El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. Ley 27063-I”.
Bertolino, Pedro J.: “Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires. Comentado y anotado con jurisprudencia provincial”, ed. LexisNexis, 8° edición, Bs.As., 2005.
Binder, Alberto M.: “Legalidad y oportunidad”, pub. en AAVV “Estudios sobre Justicia Penal. Homenaje al Profesor Julio B.J. Maier”, Editores del Puerto, Bs.As., 2005.
Castro, Julio César-Friele, Guillermo E.: “Comentario al art. 117”, pub. en AAVV “Código Penal y normas complementarias. Análisis doctrinal y jurisprudencial”, Baigún-Zaffaroni directores, ed. Hammurabi, Bs.As., Tomo 2/B, 2° edición, 2010.
Chiara Díaz, Carlos A.-Obligado, Daniel H.: “La reparación del daño en el proceso penal”, ed. Nova Tesis, Rosario, 2007.
De la Rúa, Jorge: “Código Penal Argentino. Parte General”, ed. Depalma, Bs.As., 2° edición, 1997.
Díaz, Vicente Oscar: “Ensayos de Derecho Penal Tributario”, Ediciones Nueva Técnica-Errepar, Bs.As., 1995.
Erbetta, Daniel: “La reforma penal (ley 27147) y procesal penal (ley 27063). El régimen de la acción y la política de persecución penal”, pub. en “Revista de Derecho Procesal Penal”, dirigida por E.A. Donna, ed. Rubinzal-Culzoni, Bs.As./Sta.Fe, Tomo 2015-2 “El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. Ley 27063-II”.
Falcone, Roberto A.-Madina, Marcelo A.: “El proceso penal en la provincia de Buenos Aires”, Ad-Hoc, Bs.As., 3° edición, 2013.
Gómez, Teresa: “Ideas Esenciales volcadas en recientes Seminarios y Congresos”, columna en el “Periódico Económico Tributario”, ed. La Ley, ejemplar del 17/02/95.
Granillo Fernández, Héctor M.-Herbel, Gustavo A.: “Código de Procedimiento Penal de la Provincia de Buenos Aires”, ed. La Ley, Bs.As., 2° edición, Tomo 1, 2009.
Herbel, Gustavo A.: “El alcance de la ley procesal para regular la acción penal (la reforma penal y procesal penal)”, pub. en “Revista de Derecho Procesal Penal”, dirigida por E.A. Donna, ed. Rubinzal-Culzoni, Bs.As./Sta.Fe, Tomo 2015-2 “El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. Ley 27063-II”.
Irisarri, Carlos: “Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires. Comentado, anotado y concordado”, ed. Astrea, Bs.As., Tomo 1, 2005.
Lascano (h), Carlos J.: “Comentario al art. 69”, pub. en AAVV “Código Penal y normas complementarias. Análisis doctrinal y jurisprudencial”, Baigún-Zaffaroni directores, ed. Hammurabi, Bs.As., Tomo 2/B, 2° edición, 2007; “La reparación integral del perjuicio como causa de extinción de las acciones penales”, pub. en “Revista de Derecho Penal y Criminología”, dirigida por E.R. Zaffaroni, edit. La Ley, Bs.As., Año VI, N° 6, julio de 2016.
Mahiques, Ignacio: “La conciliación como extinción de la acción penal”, pub. en el “Suplemento de Derecho Penal” que dirige el prof. Chiara Díaz en la biblioteca jurídica online “elDial” (http://www.eldial.com), edición del 17/5/2016, ref.: DC2101; también en la revista “Derecho Penal y Procesal Penal”, dirigida por Bertolino-Ziffer, ed. AbeledoPerrot, Bs.As., N° 7, julio de 2016, págs. 1333/1336.
Maier, Julio B.J.:“El ingreso de la reparación del daño como tercera vía al Derecho Penal argentino”, pub. en AAVV (Maier-Binder comps.) “El Derecho Penal Hoy. Homenaje al Profesor David Baigún”, Editores del Puerto, Bs.As., 1995.
Pastor, Daniel R.: “La introducción de la reparación del daño como causa de exclusión de la punibilidad en el derecho penal argentino”, pub. en la revista digital “Pensamiento Penal” (http://www.pensamientopenal.com.ar), edición del 8 de octubre de 2015, sección doctrina (documento “doctrina42153.pdf”).
Riquert, Marcelo A.: “La reparación integral del perjuicio (art. 59 inc. 6, CP): ¿alcanza a los delitos tributarios en la provincia de Buenos Aires?”, pub. en “Revista de Derecho Penal y Criminología”, dirigida por E.R. Zaffaroni, ed. La Ley, Bs.As., Año VI, N° 05, junio 2016.
Roxin, Claus: “Fin y justificación de la pena y de las medidas de seguridad”, pub. en AAVV “Determinación judicial de la pena”, Julio B.J. Maier compilador, Editores del Puerto, Bs.As., 1993.
Schiavo, Nicolás: “Código de Procedimiento Penal de la Provincia de Buenos Aires. Análisis doctrinario y jurisprudencial”, ed. Hammurabi, Bs.As., Tomo 1, 2014.
Soler, Sebastián: “Derecho Penal Argentino”, ed. TEA, Bs.As., Tomo II, 1978.
Terragni, Marco A.: “Tratado de Derecho Penal”, ed. La Ley, Bs.As., Tomo I “Parte General”, 2012.
Vázquez Acevedo, Enrique J.: “La víctima y la reparación del daño”, pub. en la “Revista de Derechos Humanos”, sección “Opinión y debate”, pág. 20, conforme la versión digital disponible en: http://www.corteidh.or.cr/tablas/r26927.pdf
Zaffaroni, E. Raúl-Alagia, Alejandro-Slokar, Alejandro W.: “Derecho Penal. Parte General”, Ediar, Bs.As., 2000.




* Abogado y Doctor en Derecho, UNMDP. Master en Derecho Penal, Universidad de Salamanca. Profesor Titular Regular de Derecho Penal 1 (Parte General), Facultad de Derecho, UNMDP. Ex Presidente de la Asociación Argentina de Profesores de Derecho Penal.
[1] Pub. en el B.O. del 18/6/2015. Me refiero al trabajo titulado “La reparación integral del perjuicio (art. 59 inc. 6, CP): ¿alcanza a los delitos tributarios en la provincia de Buenos Aires?”, pub. en “Revista de Derecho Penal y Criminología”, dirigida por E.R. Zaffaroni, ed. La Ley, Bs.As., Año VI, N° 05, junio 2016, págs. 50/59.
[2] Se trata de una resolución de los jueces Riusech, Ocampo y Argüero, fechada el 11 de marzo de 2016, recaída en causa N° 25568 “L.,N. s/extinción de la acción infracción Ley 24769” (Reg. 90/2016), procedente del Juzgado de Garantías N° 1 del mismo departamento judicial (a cargo del juez Guillermo F. Atencio).
[3] Sobre estos aspectos pueden consultarse la obra de Carlos A. Chiara Díaz y Daniel H. Obligado, “La reparación del daño en el proceso penal”, ed. Nova Tesis, Rosario, 2007.
[4] En su reciente trabajo “La reparación integral del perjuicio como causa de extinción de las acciones penales”, pub. en “Revista de Derecho Penal y Criminología”, dirigida por E.R. Zaffaroni, edit. La Ley, Bs.As., Año VI, N° 6, julio de 2016, pág. 115.
[5] En su artículo titulado “La introducción de la reparación del daño como causa de exclusión de la punibilidad en el derecho penal argentino”, pub. en la revista digital “Pensamiento Penal” (http://www.pensamientopenal.com.ar), edición del 8 de octubre de 2015, sección doctrina (documento “doctrina42153.pdf”), punto I.
[6] Ciertamente que se trata de un base normativa que sigue predisponiendo a que, como resalta –crítico- Alberto M. Binder, la tendencia dominante en la doctrina sea el analizar el principio de oportunidad bajo el prisma de la conveniencia o no de establecer excepciones al principio de legalidad, es decir, “se piensa al ‘principio de oportunidad’ desde el principio de legalidad, lo cual parece obvio, pero no lo es ni desde el punto de vista lógico y menos aún desde una perspectiva político-criminal” (en su trabajo “Legalidad y oportunidad”, pub. en AAVV “Estudios sobre Justicia Penal. Homenaje al Profesor Julio B.J. Maier”, Editores del Puerto, Bs.As., 2005, pág. 205).
[7] Sobre el particular se expresó el senador Urtubey en la sesión de la Cámara Alta del 15 de abril de 2015 (puede consultarse tanto la versión taquigráfica, pág. 103, como los “Fundamentos” al presentar el proyecto, expte. N° 1152/15).
[8] Así, con particular referencia a previsiones del anteproyecto de reforma integral del código penal de 2014, en su trabajo “La reforma penal (ley 27147) y procesal penal (ley 27063). El régimen de la acción y la política de persecución penal”, pub. en “Revista de Derecho Procesal Penal”, dirigida por E.A. Donna, Tomo 2015-2 “El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. Ley 27063-II”, ed. Rubinzal-Culzoni, Bs.As./Sta.Fe, pág. 62.
[9] Ibídem, pág. 66.
[10] En su trabajo “El alcance de la ley procesal para regular la acción penal (la reforma penal y procesal penal)”, pub. en “Revista de Derecho Procesal Penal”, dirigida por E.A. Donna, Tomo 2015-2 “El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. Ley 27063-II”, ed. Rubinzal-Culzoni, Bs.As./Sta.Fe, pág. 221.
[11] Trabajo citado, punto III.
[12] En su trabajo “La conciliación como extinción de la acción penal”, pub. en el “Suplemento de Derecho Penal” que dirige el prof. Chiara Díaz en la biblioteca jurídica online “elDial” (http://www.eldial.com), edición del 17/5/2016, ref.: DC2101. Asimismo, publicado en la revista “Derecho Penal y Procesal Penal”, dirigida por Bertolino-Ziffer, ed. AbeledoPerrot, Bs.As., N° 7, julio de 2016, págs. 1333/1336.
[13] Así lo sostiene Enrique J. Vázquez Acevedo, en su trabajo “La víctima y la reparación del daño”, pub. en la “Revista de Derechos Humanos”, sección “Opinión y debate”, pág. 20, conforme la versión digital disponible en: http://www.corteidh.or.cr/tablas/r26927.pdf
[14] Cf. Mahiques, ya citado, punto IV.a). Con mayor detalle, véase lo expuesto por Julio B.J. Maier en“El ingreso de la reparación del daño como tercera vía al Derecho Penal argentino”, pub. en AAVV (Maier-Binder comps.) “El Derecho Penal Hoy. Homenaje al Profesor David Baigún”, Editores del Puerto, Bs.As., 1995, págs. 32/33.
[15] Así, Binder, trabajo citado, pág. 213.
[16] Al respecto, señalan Zaffaroni-Alagia-Slokar –partidarios de la separación del modelo punitivo del reparatorio, reservándolo a lo penal y civil, respectivamente–, que la pretensión de llevar la reparación al ámbito punitivo y resolverla como una pena o como medida es tradición propia del positivismo, que pretende reforzar el débil y siempre conflictivo modelo punitivo con una desnaturalización del modelo reparador o restitutivo (en su “Derecho Penal. Parte General”, Ediar, Bs.As., 2000, pág. 945).
[17] Ob.cit., pág. 303.
[18] Cf. el “Anteproyecto de Código Penal de la Nación”, ed. INFOJUS, Bs.As., 2014, pág. 361. En la “Exposición de Motivos”, Zaffaroni dice que “con escasos retoques” se reproduce el art. 29 vigente (pág. 150).
[19] Así, Zaffaroni-Alagia-Slokar, ya citados, pág. 945.
[20] Así, en su “Derecho Penal Argentino”, ed. TEA, Bs.As., 1978, tomo II, pág. 473.
[21] Cf. su “Código Penal Argentino. Parte General”, ed. Depalma, Bs.As., 1997, 2° edición, parág. 47, págs. 428/429.
[22] Ob.cit., pág. 83. Ccte.: Marco A. Terragni, en su “Tratado de Derecho Penal”, ed. La Ley, Bs.As., 2012, Tomo I “Parte General”, pág. 913.
[23] Pub. en el BO del 14/5/99.
[24] Pub. en el BO del 7/2/12.
[25] El texto del art. 132 cf. ley 25087 era el siguiente: “En los delitos previstos en los artículos 119: 1°, 2°, 3° párrafos, 120: 1° párrafo y 130 la víctima podrá instar el ejercicio de la acción penal pública con el asesoramiento o representación de instituciones oficiales o privadas sin fines de lucro de protección o ayuda a las víctimas. Si ella fuere mayor de dieciséis años, podrá proponer un avenimiento con el imputado. El Tribunal podrá excepcionalmente aceptar la propuesta que haya sido libremente formulada y en condiciones de plena igualdad, cuando, en consideración a la especial y comprobada relación afectiva preexistente, considere que es un modo más equitativo de armonizar el conflicto con mejor resguardo del interés de la víc­tima. En tal caso la acción penal quedará extinguida”.
[26] Cf. Carlos J. Lascano (h), en su comentario al art. 69 pub. en AAVV “Código Penal y normas complementarias. Análisis doctrinal y jurisprudencial”, Baigún-Zaffaroni directores, ed. Hammurabi, Bs.As., Tomo 2/B, 2° edición, 2007, pág. 346.
[27] Cf. Julio César Castro y Guillermo E. Friele, quienes recuerdan que el Proyecto Tejedor, en nota al pié, aclaraba que el acto de desdecirse o retractarse ante juez y testigos, “o sea, cantar la palinodia”, era una práctica prevista en el Fuero Real (en su comentario al art. 117 pub. en AAVV “Código Penal y normas complementarias. Análisis doctrinal y jurisprudencial”, Baigún-Zaffaroni directores, ed. Hammurabi, Bs.As., Tomo 2/B, 2° edición, 2010, pág. 424)
[28] Así, Maier, ya citado, pág. 50.
[29] Por ejemplo, Castro y Friele, quienes sostienen que se trata de una excusa absolutoria fundada en el arrepentimiento del autor del hecho, porque la idea de la retractación es evitar ser castigado (ob.cit., pág. 425). Ccte.: Gustavo E. Aboso (en su “Código Penal de la República Argentina. Comentado, concordado con jurisprudencia”, ed. BdeF, Bs.As., 2012, págs. 566/567).
[30] Cctes.: Chiara Díaz-Obligado, ob.cit., pág. 309. Maier menciona esta situación como el “regreso de la composición”, con el recordatorio a palabras de Mainhofer a comienzos de la década del ochenta, cuando hablaba de un renacimiento de algunos elementos del proceso de partes y de la idea de reparación (trabajo citado, pág. 37). Es interesante resaltar que se trata de un “retorno”, ya que la reparación ha sido incluso centro de gravedad de la cuestión penal en sus comienzos mismos, cuando en el marco de una organización social primitiva reinaba la composición como forma común de solución de los conflictos sociales (así, Maier, ya citado, pág. 39).
[31] Cf. Claus Roxin, “Fin y justificación de la pena y de las medidas de seguridad”, pub. en AAVV “Determinación judicial de la pena”, Julio B.J. Maier compilador, Editores del Puerto, Bs.As., 1993, pág. 48.
[32] Cf. Roxin, ob.cit., pág. 49.
[33] Ob.cit., pág. 49. En nota al pié 54, ejemplifica como plasmación de un derecho penal de tres vías al “procedimiento conciliatorio para la solución de una causa penal”, vigente en los nuevos Bundesländer luego del “Tratado de Unificación”, que intenta el restablecimiento de la paz social y la compensación entre el autor y la víctima mediante la asunción voluntaria de obligaciones por parte del autor, y para cuyo cumplimiento se prevé el sobreseimiento del proceso por parte de la Fiscalía.
[34] Trabajo citado, pág. 51.
[35] Así lo sostuvo en el extracto de su conferencia “La aplicación del artículo 14° de la Ley 23.771” brindada en la A.A.E.F., pub. en P.E.T., “Ideas Esenciales volcadas en recientes Seminarios y Congresos” por Teresa Gómez, 17/02/95, pág. 6. En igual sentido, Alberto Bovino, también citado en el mismo artículo, y Vicente Oscar Díaz, en su obra “Ensayos de Derecho Penal Tributario”, Ediciones Nueva Técnica-Errepar, Bs.As., 1995, cap. V, pág. 124.
[36] Ob.cit., pág. 49.
[37] Trabajo citado, pág. 47. Desde la perspectiva político criminal, nos dice Binder, un principio rector propio del estado democrático republicano y fundado en el estado de derecho es el principio de “ultima ratio” y, precisamente, el principio de oportunidad se funda de un modo autónomo en aquél y, por eso, no necesita ser desarrollado desde la oposición al principio de legalidad procesal (ob.cit., pág. 211).
[38] Podría inferirse en contra a Chiara Díaz-Obligado (ob.cit., págs. 309/310), en cuanto ellos entienden que la tercera vía debe suponer necesariamente la coexistencia de la reparación con una sanción penal de otra índole, por lo que se volvería a la confusión del positivismo que veía a la acción resarcitoria como parte de la pena y, como consecuencia, se le contagiaban los rasgos de obligatoriedad y actuación de oficio (es decir, aquellos que formaran parte de la originaria fundamentación del art. 29 del CP). Entiendo que el problema o la fuente de divergencia es asumir una “necesariedad” de coexistencia con otra modalidad de sanción que no es tal. Puede o no darse. En la norma en comentario, la reparación o conciliación sustituye las otras modalidades.
[39] En sentido contrario se expide Lascano, quien infiere de la discusión parlamentaria “que los impulsores del nuevo inc. 6, Cód. Penal, consideraron que la reparación del daño es un supuesto de disponibilidad de la acción diferente e independiente de la conciliación y que debe consistir en una ‘reparación económica´, razón por la cual no admitiría una composición de carácter simbólico”  (en “La reparación…”, ya citado, pág. 120). Concuerda Pastor, para quien no puede haber sinonimia al tratarse de cosas bien distintas en la medida que una involucra un mutuo acuerdo y la otra un cumplimiento unilateral, pudiendo existir la una sin la otra, es decir, reparación sin conciliación y viceversa (ya citado, punto I).
[40] Antes citado, pág. 38. Cita como ejemplos de terapéuticas y educativas las previsiones de los arts. 17, 18 y 21 del régimen de estupefacientes (ley 23737).
[41] Trabajo citado, págs. 38/39.
[42] En “La reparación…”, ya citado, pág. 123.
[43] En “La reparación…”, ya citado, pág. 121.
[44] Trabajo citado, punto II.
[45] Trabajo citado, pág. 237.
[46] Cf. Orden del Día N° 2019 de las Sesiones Ordinarias 2015, H. Cámara de Diputados de la Nación, impreso el 8 de junio de 2015, págs. 1/2.
[47] Ibídem, pág. 4.
[48] Trabajo citado, punto II.
[49] Me refiero a “La reparación integral del perjuicio (art. 59 inc. 6, CP): ¿alcanza a los delitos tributarios en la provincia de Buenos Aires?”, pub. en “Revista de Derecho Penal y Criminología”, dirigida por E.R. Zaffaroni, ed. La Ley, Bs.As., Año VI, N° 05, junio 2016, págs. 50/59.
[50] En “La reparación…”, ya citado, pág. 127.
[51] En “La reparación…”, ya citado, pág. 133.
[52] Me refiero a la famosa acción constitucional colectiva de habeas corpus presentada por el CELS respecto de la situación carcelaria en la provincia de Buenos Aires: "Recurso de hecho deducido por el Centro de Estudios Legales y Sociales en la causa Verbitsky, Horacio s/ habeas corpus", resuelta por la CSJN el 03/05/2005.
[53] Bien resalta Herbel que fiscal federal o nacional no puede prescindir de la persecución del delito por criterios personales, profesionales o institucionales, sino que sólo puede detener la acción aplicando un dispositivo legal que permita encuadrar el caso (trabajo citado, pág. 228).
[54] Concordante con esta interpretación, Mahiques, ya citado, punto II.
[55] Ccte.: Herbel, ya citado, págs. 230/231.
[56] Ob.cit., pág. 63.
[57] Ob.cit., pág. 68, nota al pié N° 8.
[58] En su trabajo “La Oficina de Medidas Alternativas y Sustitutivas (OMAS) en el nuevo Código Procesal Penal de la Nación”, pub. en “Revista de Derecho Procesal Penal”, dirigida por E.A. Donna, Tomo 2015-1 “El nuevo Código Procesal Penal de la Nación. Ley 27063-I”, ed. Rubinzal-Culzoni, Bs.As./Sta.Fe, pág. 128.
[59] Ya citada, pág. 128, nota al pié 9, y 132.
[60] Trabajo citado, punto IV.b.
[61] Trabajo citado, pág. 233.
[62] Trabajo citado, punto IV.c.
[63] Ob.cit., pág. 63.
[64] Cctes.: Falcone-Madina califican a los criterios especiales de archivo “como consecuencia de la adopción de criterios de oportunidad” (en su obra “El proceso penal en la provincia de Buenos Aires”, Ad-Hoc, Bs.As., 3° edición, 2013, pág. 53); Granillo Fernández-Herbel, por su lado, apuntan que con esta norma debida originalmente a la ley 13183 se tuvo como objeto “el de profundizar la aplicación de pautas procesales de oportunidad por parte del Ministerio Público” (en su “Código de Procedimiento Penal de la Provincia de Buenos Aires”, ed. La Ley, Bs.As., 2° edición, 2009, Tomo 1, págs. 250/251); Irisarri (en su “Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires. Comentado, anotado y concordado”, ed. Astrea, Bs.As., 2005, Tomo 1, pág. 162) y Schiavo hablan del reconocimiento por el ordenamiento procesal bonaerense del principio de oportunidad reglada (en su “Código de Procedimiento Penal de la Provincia de Buenos Aires. Análisis doctrinario y jurisprudencial”, ed. Hammurabi, Bs.As., 2014, Tomo 1, pág. 302).
[65] Ccte.: Schiavo, quien afirma que el art. 56bis constituye la reglamentación del principio de oportunidad, impidiendo que la necesaria asignación de los recursos públicos destinados a la investigación sea realizada libremente o de forma arbitraria (ob.cit., pág. 302).
[66] Para dar una respuesta tanto se podría seguir el camino de análisis estricto del hecho con relación al grado de afectación del bien jurídico, que sería una aproximación desde lo estrictamente fondal, o introducir factores comparativos dentro de un marco de cuestiones prácticas, relativo a la capacidad operacional del MPF y la asunción de pautas locales de política criminal en que prima la administración de recursos escasos para afrontar la totalidad de casos que ingresan (sobre el particular, véase a Binder, ya citado, pág. 216).
[67] Más allá del trillado ejemplo de la pérdida del familiar por el conductor imprudente (para la autoinflicción) o del ladrón que queda parapléjico por defena del titular del bien (intervención de tercero), son innumerables las situaciones en que se discutiría si medió (o no) la mentada “pena natural”, entendida como ese caso en que a partir del hecho delictivo el autor sufre un padecimiento físico o moral grave que hace desproporcionada la aplicación de la pena.
[68] Ob.cit., pág. 251. En contra: Bertolino, habla de enumeración taxativa de casos (en su “Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires. Comentado y anotado con jurisprudencia provincial”, ed. LexisNexis, 8° edición, Bs.As., 2005, ob.cit., pág. 104).
[69] Ob.cit., pág. 306.
[70] Ob.citl, págs. 100/101.
[71] Cctes.: Granillo Fernández-Herbel, ya citados, pág. 252, punto 2. En contra: Schiavo, en cuanto no habla de tres supuestos especial de archivo sino de cuatro al incluir el que denomina “archivo por composición” y entiende consecuencia del avance de la “privatización del sistema penal” (ob.cit., pág. 306).
[72] Ob.cit., pág. 103.
[73] Ob.cit., pág. 208.
[74] Ob.cit., pág. 327.
[75] Cctes.: Falcone-Madina, quienes califican como un acierto que se privilegie la reparación del daño sufrido por la víctima a causa del hecho y entienden que “La ley que introdujo la mediación penal en la Provincia se ocupa de la regulación detallada del procedimiento” (ob.cit., pág. 54).
[76] Así, CAyGP de MDP, Sala 1, causa 24367, “E.,S.R. y Otra s/hurto”, rta. el 20/11/2013, Reg. 167/S.
[77] Fallos, 333:858 (rta. el 23 de abril de 2008).
[78] Así, por ejemplo, en IPP N° 07-00-040915-13/00, de trámite por ante el Juzgado de Garantías N° 8 de Lomas de Zamora (juez Gabriel M.A. Vitale), se accedió al sobreseimiento bajo el cánon extinción de la acción por conciliación del art. 59 inc. 6° del CP en causa seguida por los delitos de amenazas agravadas por el uso de armas en concurso real con portación ilegítima de arma de guerra (arts. 55, 149bis 2° supuesto y 189 bis inc. 2, 4° supuesto, CP), es decir, con un máximo que en la última imputación es de 8 años y 6 meses de prisión. La resolución es del 9/3/16, inédita, copia facilitada por la Dra. María C. Auad.
[79] Elaborado por la Secretaría de Estrategia Institucional y Gestión del Departamento de Control de Gestión, perteneciente a la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.
[80] Ob.cit., pág. 76.
[81] Trabajo citado, pág. 133.

Comentarios

Entradas populares de este blog

DOCTRINA. CLASIFICACIÓN TIPOS PENALES. GÓMEZ URSO

CLASIFICACION DE LOS TIPOS PENALES.
Por Juan Facundo Gómez Urso.

Las diversas modalidades legislativas que muestran los tipos en la parte especial del Código Penal, como así también en las leyes penales complementarias, permiten abstraer ciertas características particulares que aparecen reiteradamente en ellos y procurar así una asociación o agrupamiento de los mismos a partir de tales semejanzas o similitudes[1]. La clasificación de las figuras legales es de difícil sistematización, sin embargo el cuadro que de tal labor surge es materia de lo que se ha llamado la parte general de la parte especial[2].
Los códigos penales utilizan el bien jurídico como principio de organización de la parte especial, indefectiblemente, la arquitectura de los códigos se diseña agrupando, por títulos y capítulos, diversas figuras delictivas nucleadas temáticamente, en función de la homogeneidad del bien jurídico protegido por todas ellas[3].
Esa agrupación o categorizació…

REGLAS PARA LA RESOLUCIÓN DE CASOS EN DERECHO PENAL

Reglas elaboradas por Marcelo A. Riquert y Julio I. Arriola. Desarrollo a través del caso del cajero automático por Daniel De Marco. Pauta común para la Cátedra 1 de D.P. 1, comisiones 01, 02 y 03

La Cátedra utiliza como herramienta pedagógica facilitadora del proceso de aprendizaje en la mayoría de las unidades temáticas que componen el programa la presentación de casos. Esta metodología sirve, fundamentalmente, para mostrar la estrecha relación que media entre teoría y práctica que, a veces, puede perderse de vista en la “Parte General”, que se caracteriza por su gran desarrollo teórico. Se trata entonces de generar actividades para el alumno que generen un sólido entrenamiento en el manejo de las categorías conceptuales de la materia en contacto con su funcionamiento real, acercando a la tarea de interpretar las leyes y advirtiendo su valor como orientadoras de las decisiones de los tribunales.
Estos casos prácticos, en ocasiones, serán propuestas de “laboratorio” o de “gabinete”, es…

Fuentes de producción y de conocimiento - LODOLA - LECCION 3

LECCION 3: FUENTES DE PRODUCCION Y DE CONOCIMIENTO DEL DERECHO PENAL
por JUAN PABLO LODOLA
SUMARIO: 3.1 Concepto y clasificación. 3.2 Fuentes de conocimiento inmediatas: la ley y los Tratados Internacionales. Principios de legalidad y reserva: fundamentos y evolución. 3.3 Fuentes de conocimiento mediatas: la costumbre, la jurisprudencia y la doctrina. 3.4 Fuentes informales, leyes penales latentes y eventuales. Interdisciplinariedad. 3.5 Norma y Ley penal. Destinatarios de la ley y de la norma. 3.6 Leyes penales en blanco. 3.7 Interpretación de la ley penal. Clases. Analogía.
3.1 Concepto y clasificación.
3.1.1 Concepto. Cuando se habla de fuente desde el punto de vista jurídico y específicamente aplicado al derecho penal, se alude al origen de éste, en tal sentido pueden diferenciarse dos clases de fuentes:
a) Fuente de producción que se refiere a la autoridad que declara el derecho, a la voluntad que origina y dicta la norma jurídica, el sujeto legitimado para crearla. En la antigüedad la igl…